El desembarco en Uruguay

El vino llega a Uruguay durante segunda mitad del siglo XIX, de la mano de familias inmigrantes que traían su saber desde el Mediterráneo. Hacia 1870 se establecen dos viñedos en suelo uruguayo: el del vasco francés Pascual Harriague en San Antonio Chico (Salto), y la granja del catalán Francisco Vidiella en Colón (Montevideo).

En 1878, Vidiella ya había adaptado la primera variedad de vid, de procedencia europea, al clima uruguayo.

Con la experiencia de estos pioneros como estandarte, más el trabajo de otros tantos que los siguieron, la vitivinicultura se afianzó en Uruguay y alcanzó un crecimiento que logró sustituir buena parte de la producción extranjera.

Los establecimientos se multiplican y la actividad se vuelve próspera.

Nuestros Primeros Pasos y el Hoy

Y en el último año del siglo XIX, la producción produce lo que podemos plantearnos como una gran reconversión y la producción comenzó a retomar su senda de crecimiento. Lo novedoso de este proceso fue que las nuevas plantaciones de vid, resultó ser sensiblemente de mejores condiciones de CALIDAD que la anterior. Ello junto a la adopción de manejos equilibrados y respetando al Medio Ambiente con el sistema de Producción Integrada y su gente; creó una nueva vitivinicultura.

Fue así que el vertiginoso crecimiento de esta industria logró que se la considerara como un auténtico símbolo de nuestro país vitivinícola en el mundo, logrando reconocimiento en muchas partes, siendo un Embajador de nuestro país, tanto Culturalmente, como también en contar una Historia, en un producto tan noble como el VINO.

Hoy nuestro país cuenta con un patrimonio muy importante, además de tener un Parque Vitícola totalmente Certificado y con calidad Enológica excelente, que es tener una Viticultura totalmente GEO-REFERENCIADA, con respaldo del propio país, lo que nos permite decir con mucho orgullo que somos uno de los pocos, (si no el único) países que cuentan esta forma de un comienzo de Trazabilidad, muy importante en los que se puede identificar en cada botella el origen de su uva

Nuestros Vinos en el Mundo

Variedades de Uva

Las tintas TANNAT: EL EMBLEMA

La cepa que le ha valido a Uruguay un lugar reconocido en el mundo del vino e incontables premios internacionales, fue traída del sudoeste de Francia en 1870 por Pascual Harriague. Los suelos arcillosos, sumados a la brisa atlántica, ofrecen condiciones excepcionales para esta variedad. Uruguay es hoy el principal productor de Tannat, con volúmenes de elaboración que superan, incluso, los de su lugar de origen.

Merlot

Es un vino que se caracteriza por ser versátil y fácil de beber, y por poseer un color azul intenso que le da nombre —en el dialecto de Burdeos, de donde es originaria la cepa, merlot quiere decir mirlo—. En Uruguay se consiguen vinos de textura suave, aterciopelados, de sabor afrutado y fresco, y mucha elegancia.

Cabernet Sauvignon

Originaria de Burdeos, es la cepa que domina el mundo de los tintos. Logra vinos de color rojo rubí intenso, aromas suaves de gran armonía y, en boca, equilibrados y elegantes, con toques de pimienta o morrón verde, y en ocasiones, notas de vainilla, sabores ahumados, tostados.

Cabernet Franc

Procedente de la región del Médoc francés, la cepa Cabernet Franc es de brotación y maduración temprana, vigorosa y de porte horizontal y erguido. Los aromas de esta variedad muestran características vegetales, un color no demasiado intenso, mediana acidez y medio cuerpo.

Marselán

De origen francés, la cepa Marselán nace de la mezcla entre Cabernet Sauvignon y Garnacha, que se empezó a cultivar en la década del 60 en la región de Marseillan. De racimos pequeños o medianos, frutos redondeados de color oscuro y poco jugosas. El vino se caracteriza por ser complejo, equilibrado, con cuerpo y aromático.

Syrah

Vinos de colores intensos, que surgen de su uva roja muy pigmentada, y aromas que van desde los florales en ejemplares jóvenes hasta los animales y especiados luego de su crianza y maduración. En boca son complejos, con cuerpo y elegancia, y suave sabor a frutos rojos -ciruelas, cerezas, fresas, frambuesas-, pimienta, y finales armónicos de notas tostadas, caramelo y vainilla.

Pinot noir

Esta variedad proveniente de Borgoña tiene gran fama, tanto por sus virtudes —dar vinos sutiles, elegantes y de gran sofisticación— como por las dificultades que presenta su elaboración, debido a lo susceptibles que son sus bayas a las inclemencias climáticas. En Uruguay los enólogos han sabido sortear estos obstáculos con mucha maestría, logrando ejemplares de excelencia.

Otras variedades: Tempranillo, Arinarnoa, Folle Noire, Moscatel Hamburgo, Garnacha, Alicante Bouchet, Cinsaut, Egiodola, Gamay, Nebbiolo, Malbec, Barbera, Mourvedre, Aubun, Carignan, Jurancao Noir, Petir Verdot.

Las blancas

Sauvignon Blanc

Un vino muy sabroso y expresivo que sorprende por su exuberancia y sus intensos aromas. El Sauvignon Blanc es otro de los favoritos entre los blancos. Proviene de una uva muy influenciable que, cosechada en su punto óptimo, da vinos muy frescos y cítricos.

Chardonnay

Como el Pinot Noir, el Chardonnay es originario de Borgoña. Existen ejemplares suaves, frescos y elegantes, con notas de frutas tropicales y acidez moderada, y otros que van ganando complejidad y aromas de avellanas, vainilla y miel gracias a su paso por barricas de roble. Este vino es perfecto para maridar con pescados y carnes blancas.

Viognier

Uva originaria del valle de Ródano, Francia, con potencial para producir vinos con cuerpo y carácter suave. De aromas naturales y delicada elaboración, es una variedad tardía, de racimo pequeño, compacto y cilíndrico que ofrece vinos versátiles y de sabor peculiar.

Albariño

Es una cepa que ha encontrado en Uruguay condiciones inmejorables para su desarrollo. Originario de Galicia, el albariño está ganando popularidad entre los paladares más exigentes a la hora de los blancos, y los de nuestro país están obteniendo mucho reconocimiento por su calidad.

Otras variedades: Pinot Blanco, Falso Pinot, Semillon, Moscatel Blanco, Ugni Blanc, Riesling, Chenin, Arriloba, Silvaner, Gewurztraminer, Torrontés, Muscat de Frontignan, Muscat Ottonel, Gross Manseng, Marsanne, Roussanne, Pinot Gris, Sauvignon Gris, Riesling Renano, Riesling Itailano.

REGIONES

Uruguay posee características inmejorables para la producción de vinos de calidad, con un diferencial de temperatura, que permite a los vinos Blancos, lograr aromas y equilibrios de sus características enológicas y en los vinos Tintos estas características nos permite obtener vinos con un nivel de polifenoles (tanto en taninos de alta calidad, como antocianas) en su máxima expresión

Está ubicado entre los paralelos 30° y 35° de latitud sur, zona de las mejores áreas cultivables de Argentina, Chile, Sudáfrica y Australia.

Es un país del continente, con influencia muy importante del océano Atlántico, se asemeja a Burdeos en temperatura, lluvia y vientos, y posee diversidad de buenos suelos con diferentes niveles de drenaje y fertilidad.

Es, además, un país que combina la tradición, el conocimiento y la experiencia de la producción artesanal del viejo mundo con la energía e innovación del nuevo mundo. El resultado son vinos singulares, con un perfil propio y características que sorprenden.

ZONA SUR

En esta zona, la influencia del Río de la Plata es muy marcada, y es la región donde se concentra la mayor cantidad de bodegas y viñedos del país.

Montevideo

En la capital se encuentran algunos de los viñedos más antiguos del país. Fue el lugar elegido por los primeros viticultores, que buscaban estar cerca del principal mercado, pero la expansión de la ciudad los fue alejando hacia Canelones. Como en toda la zona sur. La brisa constante del mar, al igual que en otras partes de reconocimiento vitivinícola mundial, favorece la maduración larga y modera el potencial de vinos equilibrados.

Canelones

Es la región vitivinícola más grande del país, siendo responsable del 60 % de la producción. El departamento rodea a la capital, presentando un paisaje llano suavemente ondulado que incluye campos y playas. Ofrece una gran variedad de suelos, que generalmente son ricos y densos, entre los que se destacan los de granito rosa de más de 600 millones de años. Posee temperaturas tolerables, tanto en verano (que descienden en la noche) como en invierno (donde no hace frío excesivo), y abundancia de agua de buena calidad, por la proximidad de numerosos ríos.

San José

Es la cuarta región del país en cuanto a producción, con aproximadamente 500 hectáreas de vides. Presenta características climáticas y de suelo muy similares a las de Canelones.

ZONA ESTE

Posee mayor altitud y diversidad geológica que el resto de las regiones. Suelos particulares, como los compuestos por rocas cristalinas con algunas incrustaciones de cuarzo, los aluviales y de grava en el hondo del valle, y en particular los próximos a la laguna Garzón, surgidos de basamento cristalino, que son los más antiguos del planeta. Fruto del desgaste de estas rocas, surge el balasto de la región: muy suave y con excelente drenaje y permeabilidad, y con múltiples minerales para producir algunos de los vinos más relevantes de la zona.

Maldonado

El departamento de Maldonado, reconocido internacionalmente por la ciudad balnearia de Punta del Este, tiene un perfil innovador que lo posiciona como la región emergente en la producción vitivinícola del país.

ZONA SUROESTE

Dominada por el departamento de Colonia, esta zona alberga la primera ciudad del país, considerada hoy Patrimonio Histórico de la Humanidad. Posee una gran propuesta gastronómica: es famosa tanto por sus vinos como por sus quesos; visitarla es sentirse transportado a otra época.

Colonia

Los terrenos del departamento, especialmente los de Carmelo y los pedregosos cercarnos al río San Juan, son de excelente calidad para la producción de vinos. Combinados con el clima suave que generan las aguas cálidas de los ríos Uruguay y Paraná (que confluyen sobre el Río de la Plata) la hacen especialmente idónea para variedades tardías.

ZONA CENTRAL

Con clima más cálido y más horas de sol que otras regiones; se destacan los departamentos de Durazno, de maduración más temprana, lo que evita las dificultades de inicio del otoño.

Durazno

Ocupa la región central del país y posee clima más cálido. Esto favorece que las variedades tardías maduren, generalmente, dos semanas antes que en Canelones y que se evite el otoño. Estas características le han proporcionado una excelente reputación por sus uvas bien maduradas.

Rivera

Se caracteriza por sus viñedos a los lados de colinas y cerros, algunos a 215 metros de altura, y por sus suelos profundos de arena roja. Al limitar con Brasil, comparte muchas de sus condiciones climáticas: aquí las estaciones son más secas y hay más horas de sol. Es una región especialmente buena para las cepas que maduran tardíamente.

ZONA LITORAL

La fuerte influencia de los ríos Uruguay y Daymán, junto a la diversidad de suelos dan origen a vinos con características particulares, de muy buena calidad.

Paysandú

Es la más grande de las regiones pequeñas, con 32 plantaciones en 170 hectáreas. El suelo es fértil y rico en contenido calcáreo.

Salto

Suelos son limosos, arenosos, de medio metro de espesor y poco fértiles, sobre una capa bien drenada de grava, que mantiene cierta humedad. Resultan ideales para vinos de alta calidad, que se manifiestan bien suaves y redondos.

José Ma. Lez Secchi
ENÓLOGO
Asesor Independiente

Base de Información:
Instituto Nacional de Vitivinicultura - INAVI